¿Qué contratar, ADSL o Fibra Óptica?

Estoy seguro que si has llegado hasta aquí es porque no es la primera vez que te formulas esta pregunta, y más cuando últimamente parece que las ofertas de conexión a internet te estén forzando (en cierto modo) a contratar Fibra Óptica, dejando un poco de lado la conexión de toda la vida, la de ADSL. ¿Pero realmente conoces la diferencia entre ambas conexiones? ¿Te conviene cambiar de una a otra? ¿o simplemente prefieres la banda ancha por otras circunstancias? Esperemos que con este artículo salgas de dudas y puedas tomar la decisión adecuada.

Con la irrupción del 4G y recientemente la promoción masiva de la Fibra Óptica, el usuario empieza tener mucha oferta que no ve clara: ADSL, 4G, VDSL, internet por cable, Fibra Óptica, FTTH, … un montón de siglas que acaban por nublar un poco la visión que puede tener una persona profana en la materia que simplemente quiere conectarse a internet para navegar desde casa y no lo tiene claro. En este caso debemos tener en cuenta que ADSL y Fibra Óptica son dos tipos de conexiones totalmente diferentes que, como todos los servicios y productos, tienes sus pros y sus contras; y somos nosotros los que en base a una información determinada seamos capaces de distinguir las necesidades que tenemos y contratar dicha conexión en base a lo que realmente necesitamos, de esta forma evitaremos el sobrecoste en la factura de cada mes.

200 megas de Jazztel

ADSL vs. Fibra Óptica

Para entender un poco cada tipo de conexión, primero deberíamos saber un par de cosas sobre cómo se transmiten los datos a través de las diferentes redes. Por ejemplo, el ADSL utiliza la misma red que utiliza la telefonía fija (la red de cobre que todos conocemos) y es por ello que A) tiene tanta cobertura y está bien distribuida a través de todo el territorio nacional, y B) no puede garantizar una velocidad de conexión estable (por ello en las ofertas de ADSL siempre verás que ofrecen un “hasta 20 megas“. Seguramente habrás oído aquello de “usted no alcanza la velocidad contratada porque su centro de datos está muy lejos“, pues es cierto. Cuanta más distancia haya entre tu vivienda y la central que distribuye la conexión menos velocidad tendrás.

En cambio, la Fibra Óptica no depende de la red telefónica de toda la vida, sino que se utiliza un tipo de material diferente al cobre, de diámetro mucho más reducido que transmite los datos a través de impulsos de luz. Dicha tecnología permite actualmente tener velocidades de conexión muy superiores al ADSL, y constantes (importante). Al utilizar su propia tecnología y su propia red de distribución la velocidad contratada es real (seguramente habrás visto en la publicidad de ONO frases promocionales como “200 megas reales“).

Así, en cuanto a velocidad de subida y bajada gana por goleada la Fibra Óptica, no tiene interferencias y la tecnología sobre la que se sustenta es mucho más avanzada que la del ADSL. Al ser constante es ideal para descargarse datos muy rápidamente, así como ver todo tipo de contenidos online y para jugar en línea sin interferencias. Pero ¿y en cuanto a precio?

Aquí tenemos las primeras divergencias, y uno de los principales handicaps a la hora de contratar una conexión de banda ancha contra una de ADSL. De base la Fibra Óptica siempre será más cara que una conexión de ADSL, salvo excepciones puntuales como la actual oferta de Movistar que te pasa de ADSL a fibra Gratis, u otras que poco a poco irán saliendo a medida que empresas como Jazztel empiecen a desplegar su propia red de fibra. Pero como hemos dicho no es lo habitual en este caso.

El segundo de los handicaps de la Banda Ancha, en caso de que nos hayamos decidido, es el más habitual: la cobertura. La red de fibra óptica en España no está tan extendida como creemos y desde luego no tanto como la de ADSL; así, es probable que si no vives en un pueblo o ciudad con alta densidad de población te encuentres con la sorpresa de que no existe cobertura para este tipo de conexión. También es cierto que el despliegue que están haciendo las diferentes compañías de internet suponen un esfuerzo titánico para llegar a poder ofrecer una cobertura mucho más amplia en los próximos años, pero hoy por hoy ésta es todavía limitada.


Y entonces, ¿qué es lo que más me conviene? te preguntarás

Aquí ya entran en juego tus necesidades reales, o sea, la utilidad que le vas a dar a la linea de conexión y tus hábitos cotidianos. Si tan sólo utilizas internet para navegar, ver esporádicamente algún contenido online o hacer alguna descarga una conexión ADSL de 20 megas puede valerte perfectamente. Sin embargo si eres consumidor de contenidos online (ver televisión, series, descargar contenidos, jugar a juegos en línea, etc) y tu economía lo permite entonces quizás deberías plantearte escoger fibra óptica (50, 100 ó 200 megas), eso sí, dependiendo también del presupuesto que tengas y sobretodo de la cobertura.

Deja un comentario