El impuesto ADSL en Cataluña

Lo que en el mes de noviembre se postulaba como una posibilidad es, desde ayer, una realidad que no deja de asombrar a todo el mundo. Si alguien dudaba de que en Cataluña se paga más que en ningún otro sitio aquí tenemos una prueba más de lo que el ejecutivo catalán prepara para todos los catalanes (duplicar impuestos para cubrir gastos de inútiles servicios que no son rentables). Así, el nuevo impuesto que se han sacado de la manga, el “impuesto a los operadores proveedores de contenidos por Internet para el fomento del sector audiovisual” no es más que una tasa que grava cada conexión de ADSL con 0,25 euros mensuales y con la cual esperan recaudar 20,5 millones de euros.

impuestos adsl

Pero lo cachondo del caso es ¿a qué se destinarán esos 20 millones de euros? Al fomento y mantenimiento del sector audiovisual catalán, o sea, a películas traducidas en catalán (entre otros). Porque, claro, tal y como están las cosas es de vital importancia sufragar los gastos de esta industria. ¿Para qué invertir todo ese dinero en Sanidad u otros aspectos sociales para los más desfavorecidos, víctimas de esta brutal crisis económica? ¿verdad?

Una mala noticia para las operadoras de internet y ADSL, sin duda, que además tienen prohibido revertir el pago de este impuesto al consumidor (eso ya lo veremos), que aunque tienen derecho a recurrir la medida (todavía no aprobada en el Parlament) han dicho que de momento simplemente lo iban a estudiar. En dos semanas empezará el trámite según el cual dicha medida podrá estar en marcha en unos 5 meses (antes de verano).

Se calcula que en Cataluña existen 6,7 millones de conexiones a internet, así que sólo hay que hacer una simple multiplicación para darse cuenta de los números que se van a barajar en concepto de ingresos por dicha tasa. Pero ojo, de estos 6,7 millones de conexiones hay que descontar las conexiones a internet móvil (móviles, tablets, etc) por las cuáles cada compañía debería desembolsar 3 euros al año.

Lejos de lo que podríamos pensar (en una pequeña rebelión por parte de las operadoras), éstas se lo han tomado con calma, quizás porque en el resto de Europa ya están acostumbradas a este tipo de “peajes” gubernamentales (que aquí pasarían a ser autonómicas), aunque eso sí, uno de los pejaes más caros de toda Europa, eso también hay que decirlo.

Como decíamos unas líneas más arriba, lo recaudado será invertido en la industria audiovisual catalana que, recordemos, es deficitaria desde su nacimiento y que ha perdido desde el año 2001 más de la mitad de espectadores, así como ha sufrido un recorte de los presupuestos públicos en casi un 50% entre los años 2009 y 2013.


Si 20,5 millones de euros pueden parecer injustos a ojos de cualquier ciudadano (y más el revertirlo en algo que no son mejoras sociales, con la que está cayendo), pero las compañías no rechistan es que el negocio que se mueve detrás de las conexiones a internet es un pastel tan grande que esos millones de euros son las migajas de un gran banquete que todavía está por celebrar. No obstante, a nivel usuario, la única preocupación que nos queda es la de que dichos impuestos no nos sean revertidos a nosotros ni a la calidad de las conexiones, así como a las inversiones que dichas compañías están haciendo en muchas grandes ciudades de dicha comunidad autónoma.

Deja un comentario